HISTORIA DE 7EBIZ OUTSOURCING

EL EQUIPO

Toda historia tiene un comienzo, y la nuestra empieza con Pedro

En el año 2000, poco antes de que pinchase la burbuja de las puntocom, Pedro vio claro que Internet era una revolución imparable y fundó su primera empresa online. Esto supuso un cambio radical en relación con sus anteriores proyectos, orientados a la informática, las comunicaciones y especialmente al desarrollo de software.

Poco después, al cambio laboral le siguió un cambio vital, y de Zaragoza se trasladó a vivir a Gran Canaria, donde lanzó un nuevo proyecto, y otro, y otro, y otro…

Y es que, para Pedro:

“Adaptarte al cambio te permite sobrevivir; adelantarte al cambio te permite tener éxito; ser el cambio te permite ser el líder”

Colaboradora y perfeccionista: así es María, tan creativa y curiosa que ni la más complicada redacción se le resiste. Y es que para ella, un texto no está terminado hasta que no puedas encontrar absolutamente nada que cambiar.

Como Jim Rohn, María cree que:

“El éxito consiste en hacer cosas ordinarias de manera extraordinaria”.

Esta es Carmen y, con ella, Pedro encontraría a esa persona metódica, entregada ¡y veloz! capaz de responder a una llamada en cuestión de menos de un segundo. Sí, Carmen es esa primera voz que escuchas al llamarnos.

Para Carmen, el compromiso es la clave del éxito. Y a ella le ha funcionado muy bien.

La pasión por su trabajo es lo que mejor define a Víctor, este hombre de recursos que ves aquí y que siempre tiene el código perfecto para componerte la web y no dejártela caer.

Canario como Benito Pérez Galdós y con su misma filosofía porque, para Víctor, también es “dichoso el que gusta las dulzuras del trabajo sin ser su esclavo”.

Pero 7eBiz, como cualquier otra empresa, necesita a esa empleada todoterreno.

La nuestra se llama América y es la mujer más organizada del planeta digital. Hábil, práctica y precavida donde las haya.

A ella no la oyes porque trabaja duro en silencio. Y sí, también deja que el éxito haga todo el ruido.

A nuestra agencia aún le faltaba un ingrediente secreto que le diera todavía más vida.

Y es que, aunque el saber no ocupe lugar, sí que lo hace el sabor. Al menos para Alberto ocupa uno muy destacado. A él no hay dulce que se le resista ni experimento del que no sea protagonista.

Si a Alberto le falla el plan A ¡tiene 26 apetitosas estrategias más para probar!

A Javi no hay nada que más le guste que un reto. Lo mismo se propone ponerse en forma ¡que encontrar tu web! Y si Google intenta esconderla ¡halla la manera de hacerla aparecer!

Para Javi, igual que para Sean Connery, “siempre hay un nuevo reto para mantenerse motivado”.

El ingenio y la creatividad llegaron con Omar, precursor de buenas ideas con las que siempre impresionar a sus clientes. Y es que no hay campaña que no pueda superar ni proyecto que no sea capaz de bordar.

Para Omar, al igual que para Albert Einstein, “la lógica te llevará del punto A al B. La imaginación te llevará a todas partes».

¿Y qué sería de 7eBiz sin la coordinación y la persistencia de Alba? Del tingo al tango ¡y con la sartén por el mango!, pero siempre organizando con entusiasmo.

Y es que para Alba, “el éxito es la suma de pequeños esfuerzos cada día”.

Siempre dispuesto a echar una mano como buen mexicano. Así es Jahaziel, tan aventurero y trabajador como atento y chingón.

Porque como reza una frase de su tierra “El que es perico donde quiera es verde”.

Arte es la palabra que mejor define a Yosmary, una venezolana con carisma que a todo le pone emoción. Lo suyo es afición por una buena ilustración.

Para Yosmary, la excelencia no es una habilidad, es una actitud.

Un entusiasta del trabajo, perfeccionista y muy meticuloso. Así es Adrián, zaragozano y zaragocista de arriba a abajo, sin competencia y con maestría. Porque más vale maña, en este caso «maño», que fuerza.

Adrián, como Michael Johnson, piensa que “la presión no es más que la sombra de una gran oportunidad”.

Así somos quienes formamos 7eBiz. Y todos tenemos algo en común: somos unos cabezones.

Cabezones porque nos gusta dar en el clavo.

Y hasta que no lo conseguimos, no paramos.

¿Acaso la perseverancia no es la base de todas las acciones?