SEO

Diferencias entre SEO y SEM: dos estrategias básicas para destacar en buscadores

21 Dic, 2020

Con la amplia variedad de bienes y servicios que se ofrecen actualmente a través del mundo digital, en numerosas ocasiones resulta difícil encontrar un punto fuerte, que es lo que hace que tu empresa pueda destacar.

Imagina que eres un emprendedor o tienes una empresa y quieres dar el salto a triunfar en el mundo de los negocios online. No sabes cómo hacerlo de primeras y te hablan del SEO y el SEM para mejorar tu posicionamiento en Google. Te comentan que estas dos estrategias de marketing te permitirán posicionarte en un lugar privilegiado en los resultados de los motores de búsqueda. Ahora bien, no sabes qué diferencias entre el SEO y SEM existen.

A primera vista te parecerá que los nombres se parecen y que son conceptos más o menos parecidos. Sin embargo, se encuentran unas determinadas y bien marcadas diferencias entre el SEO y SEM.

¿Qué es el SEM y qué es el SEO?

Sem

SEM: Searh Engine Marketing. Posicionamiento web a través de publicidad de pago en Google.

Seo

SEO: Search Engine Optimization. Posicionamiento web orgánico en Google.

La diferencia entre SEO y SEM es bastante marcada, si bien el objetivo es el mismo. Para empezar, se trata de ver que el SEM se basa en anuncios de pago en Google y el SEO es el posicionamiento web en los resultados de búsqueda naturales. Después te profundizaremos al respecto, pero por ahora necesitamos que comprendas de esta forma estos términos.

Una de las diferencias principales es la forma de llevar a cabo estas estrategias. Las técnicas a aplicar y la gestión de las propias estrategias son diferentes. Se trabaja de forma diferenciada para obtener resultados de tráfico a través de dos tipos de tráfico distintos: tráfico de pago (a través de los anuncios de las campañas SEM en Google Ads) y tráfico orgánico (a través del posicionamiento SEO en los resultados naturales).

Cabe recalcar que diariamente a Internet se suben diferentes tipos de contenido. Entre artículos, videos y fotografías, los motores de búsqueda utilizan frases extraídas de ese mismo contenido que coincidan con lo está buscando el usuario en ese momento para poder arrojar los mejores resultados para el mismo.

Si lo que deseas es que tu página web aparezca en los primeros lugares de Google, necesariamente debes emplear una de las dos estrategias (SEM o SEO, en función de los objetivos que quieras cumplir) o emplear las dos de manera conjunta.

Diferencias entre el SEO y SEM

El posicionamiento SEO se basa en una labor mensual de enlaces de calidad que hacen que tu web aumente su autoridad de dominio y que, por tanto, Google te vaya posicionando en los primeros resultados con tus palabras clave (es decir, con los términos que utilizan tus clientes potenciales para encontrarte en los motores de búsqueda).

Esto, unido a una preparación y optimización de tu web para que esté en línea con la estrategia mensual de enlaces, aumenta las probabilidades de que seas encontrado.

Además, esa preparación de tu web te va a diferenciar de la competencia y generarás más confianza, ya que lo que se recomienda se haga la misma a través de un contenido relevante, de calidad y que responda a preguntas que suelen realizarse tus potenciales clientes.

Sin embargo, en el SEM se consiguen las primeras posiciones a través de crear campañas de publicidad en Google Ads. En estas pagas por los clics que los usuarios le dan a tus anuncios una vez realizan sus búsquedas relacionadas. Por tanto, se trata de una vía más inmediata y puntual de conseguir posicionamiento para tu página web.

Por último, una diferencia notable también para el usuario que está realizando su búsqueda es que los resultados que provienen de una campaña en Google Ads de posicionamiento SEM tienen la etiqueta “Anuncio”, mientras que los resultados naturales no cuentan con esta etiqueta.

Pero, ¿con cuál deberías quedarte?

Lo ideal para un óptimo posicionamiento web es que optes por un equilibrio que mantenga ambas estrategias de forma que den resultados eficientes. El objetivo final es obtener tráfico de diferentes fuentes.

Sin embargo, dependiendo del objetivo o del producto que vayas a ofrecer, puede ser interesante darle más relevancia a una estrategia frente a la otra. Si, por ejemplo, se trata de una oferta temporal de un producto o servicio, lo mejor es optar por el posicionamiento SEM.

Y es que esta opción, al ser más inmediata y rápida, puede ser interesante para productos temporales o estacionales en los que se busca estar visible temporal y rápidamente.

Si buscas rentabilidad y resultados efectivos y estables, lo mejor es optar por una estrategia SEO, ya que no le pagas a Google por cada clic que realizan los clientes potenciales en tus anuncios, sino que pagas por una estrategia mensual.

Además, los resultados de búsqueda naturales generan confianza al usuario, al ver que el resultado no cuenta con la etiqueta anuncio (algo que puede denotar que la empresa está pagando por anunciarse en Google).

Lo que recomendamos nosotros es trabajar ambas estrategias de manera simultánea hasta que el posicionamiento SEO vaya despegando. Una vez empieces a tener tu página web posicionada en Google con tus principales palabras clave, lo ideal es ir destinando más acciones al SEO.

Tras conocer las diferencias entre el SEO y SEM, lo que debes recordar para tener éxito en Internet es que tratas con personas como tú: interesadas en consumir contenido relevante, un contenido que esté en línea con lo que están buscando. Estos consejos hará que logres tener una mayor proyección dentro de mundo online.

Por tanto, ya que conoces las principales diferencias entre el SEO y SEM, ya entiendes por qué debes trabajar estas dos estrategias para aumentar de forma rápida y eficiente tu alcance. Desde 7ebiz, realizamos estas dos estrategias de forma efectiva para lograr tus objetivos. No dudes en ponerte en contacto con nosotros, ya que te contestaremos en la mayor brevedad posible.